La construcción del aeropuerto de Lavacolla

Cuando llegas a Compostela a pie por el Camino de Santiago, llama la atención el gran rodeo que realiza la senda cuando estás llegando a Lavacolla. Es un giro artificial y absurdo que te desvía de dirección siempre centrada hacia el oeste y que no responde a ninguna barrera natural, sino a una valla que se prolonga metros y metros. Mientras vas rumiando qué se esconde detrás de aquel cercado es posible que caigas en la cuenta de golpe, sorprendido por un avión al despegar. El aeropuerto de Lavacolla es un pegote en el Camino. De hecho, se construyó sobre la senda original, mancillando una ruta milenaria y obligando al peregrino moderno a añadir algún kilómetro más a su etapa. El hecho de que se permitiera realizar tal atentado contra un patrimonio de la humanidad como es el Camino, hace pensar que esa decisión se tomó hace mucho tiempo, cuando no se valoraba en absoluto la senda milenaria. En aquella época tampoco se valoraban ciertos derechos humanos, como he podido comprobar. Aunque tampoco vamos a entrar a juzgar aquella época viendo como nos va en la actualidad.

Esta entrada nace, al igual que las anteriores, tras escuchar las audiciones de los talleres de MEMOGA. El procedimiento es siempre el mismo: selecciono una conversación y lo que se habla en ella es lo que me motiva a ponerme en situación, investigar y escribir sobre ello. Así que os pido que escuchéis la siguiente. Os sitúo: Estamos en el Centro de Mayores de Santiago de Compostela y MªDominga (Santiago, 1927) nos explica una anécdota relacionada con el criado de su casa. En la misma conversación, Dolores (Portodosón, 1921) añade también información.

 

El hecho de que MªDominga naciera en el año 1927 y que esté relatando un recuerdo de infancia nos hace suponer que las obras del aeropuerto de Lavacolla en las que intervino su criado, se realizaron en los años 30. Si investigamos la historia de esta construcción comprobamos que efectivamente se inició en aquellos años. Primero fue un aeródromo promovido por un grupo de aficionados a la aeronáutica (el Aeroclub Compostela) que en el año 1934 buscaron un lugar idóneo para volar sus planeadores primitivos. Según Juan Cuevas, presidente del Real Aero Club de Santiago de Compostela, en una entrevista que le hizo Ramón J. Castro de Onda Cero Radio, “se escogió Lavacolla por las circunstancias climatológicas, los vientos reinantes en la zona y por el cerro que constituye en sí mismo Lavacolla. Se habían barajado muchos lugares, entre ellos una zona de A Sionlla”. Las obras para las tres pistas de aterrizaje iniciales se terminaron en 1935, de forma que el día 28 de Julio de aquel año se pudo hacer la inauguración:

El Eco de Santiago diario independiente Año XXXIX Número 16284 1935 julio 29
Fuente: El Eco de Santiago diario independiente. 29 de Julio de 1935.

En este otro recorte de prensa nos podemos hacer una mejor idea del gran esfuerzo que en la época se tuvo que realizar para semejante hazaña:

El Pueblo gallego rotativo de la mañana Año XII Número 3528 1935 julio 28
Fuente: El Pueblo gallego rotativo de la mañana. 28 de Julio de 1935.

La llegada de la guerra civil no interrumpió el progreso de esta infraestructura, más bien al contrario, ya que fue utilizada como punto estratégico para el conflicto bélico. Por tanto se siguieron haciendo obras en la zona. Los periódicos de la época relatan también la aportación de donativos económicos, además de la “gran generosidad” de los “picheleiros” o santiagueses:

“Con gran entusiasmo y amor patrio, continúan los campesinos de las cercanías de Compostela prestando su colaboración personal acudiendo a trabajar en las importantes obras que se están realizando en el Aeropuerto Compostela, merced a la incansable labor de los buenos santiagueses que con su óbolo contribuyen a ello, y al entusiasmo que el bizarro comandante de Artillería del Grupo 16 Ligero de esta ciudad D. José Bermúdez de Castro pone para dotar a Compostela y a Galicia de un magnífico aeropuerto” El Eco de Santiago: diario independiente. 20 de noviembre de 1936.

Esta información casa con lo que nos decía MªDominga en la audición de más arriba. Sin embargo, parece difícil creer que las personas que acudían a trabajar lo hicieran de forma tan voluntaria, y más teniendo en cuenta la situación socio-política que se estaba viviendo en aquel 1936. En el mismo diario, el 28 de diciembre de 1936 se escribe: “Santiagueses: Si por vuestra indiferencia alguien pudiera usurparos el Aeropuerto Central de Galicia, las generaciones venideras os maldecirán”. Broma o no (se publicó un 28 de diciembre), parece que alguien no estaba tan satisfecho con la colaboración de la ciudadanía.

Según el relato de MªDominga, su criado iba obligado a trabajar dos veces por semana con el carro de bueyes y no recibía ningún tipo de remuneración (a no ser que consideremos los huevos cocidos como remuneración). Cuando he consultado los periódicos para contrastar esto, descubrí lo que se denominó la “prestación personal” y que consistió precisamente en la obligación a tener que acudir a trabajar a las obras del aeropuerto. Esta prestación era personal e intransferible no pudiendo sustituirte ningún familiar. Si no podías o no querías acudir, siempre podías librarte entregando una aportación-bula de 5 pesetas. Una cantidad que no todo el mundo podía permitirse. En el siguiente artículo se nombra esta prestación personal a la que hago referencia, aunque tal y como está escrito el artículo, no parece que fuera algo de carácter obligatorio.

El Eco de Santiago diario independiente Año XLI Número 16813 1937 agosto 7
Fuente: El Eco de Santiago diario independiente. 7 de agosto de 1937

En este artículo, además de comentar que existió la “generosa” aportación de las personas que contribuyeron con su prestación personal también se habla de centenares de obreros que ganaban su sustento. Este dato también se tendría que matizar si le echamos un vistazo al libro ‘Diario del soldado republicano Casimiro Jabonero’ de Victor Santidrián Arias, donde se pone de manifiesto la existencia de un campo de concentración en Lavacolla en el que prisioneros republicanos tuvieron que realizar trabajos forzosos en la construcción del aeropuerto.

Además de los prisioneros republicanos, creo que más de un santiagués tuvo que acabar cansado de tanto aeropuerto y de tanta prestación personal. En los periódicos de la época se publicaba con bastante frecuencia el anuncio y advertencia de que guardias municipales pasarían a cobrar las “dichosas” cinco pesetas, como podéis comprobar en este otro recorte:

El Eco de Santiago diario independiente Año XLII Número 17422 1938 junio 24
Fuente: El Eco de Santiago diario independiente. 24 de Junio de 1938.

Las obras continuaron durante los años 40 para poder recibir mayor tráfico y establecer lineas regulares nacionales e internacionales. Los textos explican que inicialmente, para recibir a los pasajeros, se contaba con un barracón de madera que sirviera de refugio ante las inclemencias del tiempo:

Helipuerto-de-Compostela.
Primer barracón de pasajeros del Aeropuerto. Años 40 Fuente: http://www.santiagoaeropuerto.com

Y poco a poco hasta nuestros días, con nueva terminal inaugurada en 2011 y una antigua que, sin uso y decadente, nos recuerda también a las nuevas generaciones que el paso del tiempo es inexorable y que lo que vimos en nuestra juventud se convierte con los años en historia.

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Nunca entendí por qué los aviones dan tanta vuelta para llegar al aeropuerto y lo acabo de descubrir.
    También vivi, en mi época de estudiante universitaria en Compostela, lo orgullosos que estaban los santiagueses del “Aero Club”.
    Tenía una información que nunca había cohesionado, la acabas tú de aglutinar en tu post, excelente como todos los que he leído de tu blog.

    Le gusta a 1 persona

    1. Memoga dice:

      ¡Muchas gracias! Me alegro de haberte sido de ayuda. Estoy seguro de que guardas un gran recuerdo de esa etapa universitaria en Compostela.

      Le gusta a 1 persona

      1. Maravillosos recuerdos de mi etapa compostelana y muy divertidos, la verdad.
        Tu post me ha hecho recordar momentos, además de organizar informaciones que antes no había conectado.
        Gracias mil . 😊

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.